El tapir centroamericano (Tapirus bairdii), conocido localmente como danto, es el mamífero terrestre de mayor talla en la región mesoamericana, encontrándose amenazado en todo su rango de distribución. Entre los principales remanentes de hábitat para esta especie en la actualidad, se encuentra la región denominada Selva Maya, la cual abarca territorios de Guatemala, México y Belice. En Guatemala se ha identificado que la Reserva de la Biosfera Maya (RBM) contiene dos de los principales remanentes de hábitat para esta especie en el país, los cuales podrían contener aproximadamente el 80% de su población silvestre.
En la más reciente actualización del Plan Maestro de la RBM, el tapir fue seleccionado como un nuevo Elemento Natural de Conservación, por ser considerado un buen indicador de la integridad ecológica de los ecosistemas que habita. Debido a lo cual, esta especie adquirió relevancia para la conservación y manejo de la diversidad biológica en esta reserva, siendo necesario conocer el estado de sus poblaciones a través del tiempo.
En respuesta a la necesidad de monitorear el estado de las poblaciones silvestres del tapir, en el año 2015, se planteó un protocolo base para su monitoreo en la RBM por el Programa para la Conservación del Tapir en Guatemala del Centro de Estudios Conservacionistas (CECON) y la Fundación Defensores de la Naturaleza (FDN). En el año 2016 se implementó un estudio piloto en tres zonas núcleo, cuyos resultados permitieron el enriquecimiento y mejora del protocolo base.
El protocolo se basa en la estimación de la probabilidad de ocupación del tapir en las áreas de estudio, a través del registro de la presencia de la especie empleando trampas cámara y búsqueda de rastros. En este documento se presentan los principales resultados obtenidos durante el primer año de muestreo, correspondiente a la temporada 2017, en cuatro zonas núcleo de la RBM.

Reporte técnico de monitoreo del tapir en la RBM – temporada 2017

Un pensamiento en “Reporte técnico de monitoreo del tapir en la RBM – temporada 2017

  • 14 enero, 2020 a las 13:43
    Enlace permanente

    Felicidades distinguidos amigos, yo respeto a un ecologo pues su vision inluye a los demas, a la manada, dejan de ser individualistas para migrar al estado supremo homosapiente; ser mas civilizaditos, enfocados en el futuro de la especie y no solo en la ley del azadon. Me quito el sombrero.

    Atentos saludos.

    Saul Guerra

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.